Aquirax Uno

Su obra es erótica, grotesca, surrealista, mística. Aquirax Uno nos invita a sumergirnos en el espejo reversible de la seducción y lo oculto.

El artista japonés -que también firma como Akira Uno, presumiblemente, su verdadero nombre- comienza a ser visible como ilustrador en los años 50, y en la década siguiente se convierte en uno de los exponentes gráficos más reconocibles del movimiento artístico de los 60s, Angura (アングラ underground). Entre sus colaboraciones se encuentran una colección de afiches para las obras de teatro de la compañía Tenjō Sajiki, fundada por el dramaturgo y cineasta de la contracultura Shuji Terayama.

Fue cofundador del club de ilustradores de Tokio, junto a Tadanori Yokoo, Tadahito Nadamoto y Makoto Wada, compartiendo el gusto por la psicodelia y las combinaciones explosivas de color. A diferencia de sus compañeros, su obra explora la sexualidad femenina, transitando desde la inocencia al despertar, el deseo y la fertilidad; entre el amor y la  desilusión.

Las mujeres de Aquirax apuntan sus ojos hacia el cosmos y viven en matamorfósis con los animales que las rodean, utilizan su poder de transformación para adoptar algunas de sus características. Las fusiones de mujer caballo al parecer son sus predilectas, aparecen cabalgando liberadas bajo la luna. Las hay mujeres gatos, aladas, sirenas y muchas otras fusiones. Lo que las une es -además del sello de su creador- es su languidez, parecen estar conectadas solo con los astros.

Los símbolos esotéricos son visibles desde el principio de su obra, mostrando fascinación por la mitología, el zodiaco y el tarot. El año 2013 publica”The Spiritual Tarot”, su propia baraja de arcanos mayores.

AquiraxUno_tarot

Su estilo personal no se vio reflejado solamente en sus ilustraciones e imaginería prolífica, según fuentes fidedignas, impuso entre la juventud de esa época la moda de cejas depiladas llamada “el estilo Aquirax Uno”. Fue director de arte para moda y publicidad y también indagó en el cine de animación. Diseñó textiles, dibujó sobre cuerpos y objetos, ilustró portadas de revistas, libros infantiles y para adultos, creó marionetas para teatro y carátulas de discos.

Hoy, con 82 años, continua trabajando en su luminoso taller rodeado de sus pequeñas esculturas, muñecas y máscaras como podemos ver en este video de la marca Majolica Majorca de Shiseido, que hace algunos días hizo el lanzamiento de una caja de cosméticos en la que se puede agregar un retrato personalizado con sus dibujos. Puedes crear el tuyo aquí.