Laura Ashley

Estampados florales, vestidos que parecen salidos de otra época. Laura Ashley rescató del olvido el gusto por los diseños ingleses románticos, a menudo inspirados en la vida rural del siglo XIX.

Todo empezó cuando Laura Ashley quedó fascinada por una colección de patchworks preciosos que habían en el museo Victoria & Albert. Al verlos, sintió la necesidad de retomar las lecciones de costura, pasatiempo que había aprendido de su abuela, y se puso manos a la obra. Así, llegó a diseñar turbantes, servilletas y manteles. Al darse cuenta de que era casi imposible encontrar esas maravillosas telas con estampados victorianos que usaba su abuela, decidió recrearlas ella misma, construyendo con la ayuda de su marido Bernard su propia imprenta en la cocina de su hogar. Así es cómo comenzó lo que parecía ser un pequeño negocio que tuvo su primer éxito con la fabricación de pañuelos de inspiración italiana.

Aunque originalmente, la empresa fue registrada bajo el nombre de soltera de Laura “Ashley Mountney”, su marido sugirió cambiarlo a Laura Ashley, él creía que usar un nombre de mujer era más apropiado para la imagen del negocio.

laura03

laura02

Laura Ashley tenía una idea muy clara de lo que le gustaba y lo que no, sus telas evocaban a una vida natural y rustica, que transmitía la sencillez de la vida rural a nuestra ciudad, con estampados antiguos que la misma Laura se dedicaba a buscar en anticuarios, esos detalles de los estampados victorianos y eduardianos que luego aplicaba en los suyos propios. Su amor hacía este estilo nostálgico, les llevó a crear tendencia con sus siluetas alargadas y maxi faldas, convirtiéndose en la marca de la casa.

En 1961, Laura Ashley abrió su primera tienda en Montgomeryshire. Además, se mudaron a Wales donde ella había pasado sus vacaciones de niña, esos años causaron una gran impresión en Laura donde descubrió su pasión por las labores del hogar y la vida campestre. Gracias a la adquisición de una máquina de imprimir más grande, pudieron producir cinco-mil metros de tela a la semana. En la fábrica que construyeron en un pueblo de Wales, Laura quiso hacer un especial hincapié en el ambiente familiar de la empresa, preocupándose por las mujeres que trabajaban en ella, así pues todos los viernes por la tarde eran libres para las madres.

laura04

El éxito era apabullante, empezando a abrirse mercado al extranjero como en Australia, Canada y Japón.  Al final de los sesenta, se inauguró la primera tienda en Londres, concretamente en South-Kensignton. De repente, en la calles de la ciudad, todas las chicas empezaron a abandonar sus minifaldas por vestidos largos, con detalles florales y lazos. Especialmente popular en esa década, no había boda que no tuviera sus invitadas vestidas de Laura Ashley.

El crecimiento era rápido y para 1975, cuarenta tiendas más fueron abiertas. Ese mismo año se celebro el 25 aniversario de la compañía con la puesta a la venta de una gama de perfumes. Fue en esos años cuando Laura y Bernard durante esta se mudaron al norte de Francia, el cual fue una influencia enorme para ella y sus futuros diseños. Inspirada por la campiña francesa Laura empezó a focalizar su atención en mobiliario del hogar. El primer catálogo de muebles para el hogar apareció en 1981. Su diseño de interiores fue ganando más y más importancia en los años siguientes, teniendo hoy en día un amplio abanico de objetos para decorar la casa.

laura08

laura06

Trágicamente, justo después de celebrar su sesenta cumpleaños, en 1985, Laura cayó escaleras abajo en la casa de su hija. Fue llevada al hospital donde murió diez días después de una hemorragia cerebral. Tras su muerte, la empresa sacó una colección títulada “Mother and Child”, dedicada a ella. Laura fue una mujer muy hogareña, para ella lo más importante eran sus hijos y su familia. Estos mismos fueron los que después continuaron con el legado que había dejado su madre.

laura05

laura07

Hoy en día vemos esas fotografías maravillosas que su misma hija hacía para los catálogos de ropa y no podemos parar de soñar con una vida romántica llevando puesto un vestido de Laura Ashley.

Laura Gómez