Lotte Reiniger

Charlotte (Lotte) Reiniger rescató el antiguo arte del juego de sombras, usado en toda China e India adaptándolo al mundo del cine y adelantándose así diez años a la aparición de Walt Disney.

Nacida en Berlin en 1899, Charlotte aprendió por su cuenta la habilidad de recortar siluetas de papel desde bien pequeña, desarrollando una sorprendente facilidad para cortar con tijeras cualquier tipo de forma. Criada en un ambiente familiar que no interfirió en sus deseos creativos, su propia madre le regaló una tarjeta navideña que vaticinaba la futura vocación de Lotte por los juegos de luces y sombras. En aquella tarjeta podía leerse una dedicatoria en forma de poema que decía lo siguiente: “¿Toda la oscuridad que hay en mí podría representar toda la claridad que hay en ti?”

Comenzó su carrera  estudiando con Max Reinhardt, en su grupo de teatro pero su talento para crear siluetas atrajo enseguida la atención del director Paul Wegener que la invitó a trabajar en las películas Rübezahls Hochzeit (1916) y Der Rattenfänger von Hameln (1918).  Wegener también la introdujo en un grupo de jóvenes que tenían un estudio de animación experimental, la Berliner Institut für Kulturforschung. En 1919 hace su primer film para el instituto titulado Das Ornament des verliebten Herzens (The Ornament of a Loving Heart).  Fue en este mismo estudio donde conoció al que sería su futuro marido, un  historiador cinematográfico llamado Carl Koch, que se convirtió en productor y operador de cámara de sus films hasta su fallecimiento.

lotte02

lotte04

El encanto del trabajo artesanal de la joven animadora, que destacaba como una artista dueña de un estilo inconfundible, despertaba siempre mucho interés, tanto es así que en los siguientes años realizó seis cortometrajes y además trabajó en anuncios publicitarios. Y fue el mismo Fritz Lang que al oír sobre la obra de Lotte, la invitó a participar la famosa escena del sueño de Los Nibelungos.

En 1923 a 1926, trabajo dirigiendo y escribiendo el guión de desbordante belleza, Las aventuras del principe Achmed, para este largometraje inspirado en el libro Las mil y una noches,  se realizaron 300.000 imágenes. Es considerado el film de animación más antiguo que se conserva hasta la fecha.

Junto a Rochus Gliese, co-dirigieron la que sería su primera películas imagen real,  Die Jagd nach dem Glück (1929), que curiosamente cuenta la historia de una compañía de teatro de siluetas. En la película aparece el famoso cineasta Jean Renoir, quien diría  años después sobre uno de los films de Lotte, Papageno, que era el equivalente óptico a la famosa pieza de Mozart, La flauta mágica. Y es que como amante de la música y la opera, Lotte Reiniger rodó varias películas basadas en ellas, como Carmen (1933) o la nombrada Papageno (1935).

Con el surgimiento de la Alemania nazi, en 1949, su marido y ella se mudaron a Londres  y crearon la empresa llamada Primrose Productions, donde realizó muchas películas basadas en cuentos, como Pulgarcita, Calif la cigüeña o El sastrecillo valiente, por esta última recibió el premio al mejor largometraje en la Bienal de Venecia, éste formaría parte de uno de los multiples premios que recibiría a lo largo de su carrera.

lotte03

lotte05

LOTTE_home

A pesar de que su marido murió en 1962, Lotte siguió incansablemente trabajando y experimentando, en esta época incorporando por fin el color a sus películas. Durante ese periodo, trabajó en muchas películas para la BBC, la mayoría de ellas inspiradas en cuentos clásicos, por los cuales, ella sentía una especial predilección.

Lotte Reiniger murió en Alemania a las los 82 años el el 19 de junio de 1981. Dejaba a su paso un legado de preciosas e intrigantes obras hechas con sus propias manos, de las cuales, la última fue una bella película a color llamada, The Rose and the Ring.

lotte01

Para acabar os dejamos con este pequeño documental donde la cineasta nos revela varios de los secretos sobre su técnica, compartiendo de forma generosa sus conocimientos con el espectador.

Laura Gómez