Poly Styrene

Una chica de 15 años, expulsada del colegio, huye de su casa con tan sólo tres libras en el bolsillo, viajando sola a sus festivales de música favoritos. Después de asistir a un concierto de los desconocidos entonces Sex Pistols, decide formar su propia banda de punk. El grupo sería X-Ray Spex y ella se haría llamar Poly Styrene.

 

 

Durante esos años adolescentes, Marianne Joan Elliott-Said tuvo que enfrentarse a muchos hombres que le ofrecían ayuda a cambio de favores sexuales. Esas duras experiencias forjaron su visión como mujer, rechazando cualquier estética sexualizada. Así nació su alter-ego, una anti-princesa que rechazaba ser bonita y estar callada. El nombre escogido fue Poly Styrene (poliestireno), la idea de un material que representa un producto desechable ligero le gustó a Marianne.

Su primer hit “Oh Bondage Up Yours!” se convirtió en un himno feminista en medio del panorama musical punk principalmente dominado hasta entonces por hombres.

 

Some people think little girls should be seen and not heard
But I think “oh bondage, up yours!”
One-two-three-four!

A Poly Styrene le gustaba jugar con la ropa: chaquetas militares, joyería de plástico, vestidos de PVC, ropa de segunda mano de los años 50, leggins, vestidos estilo mod… Y si a eso le añadimos su cabello afro, su ortodoncia y su potente voz, sin duda era toda presencia arrolladora sobre el escenario.

I’m a poseur and I don’t care, I like to make people stare

 

 

Las letras de sus canciones, siempre comprometidas, hablaban de lo que vivía a su alrededor como en Germfree Adolescent, donde Poly habla de una amiga con un trastorno obsesivo compulsivo. Otras trataban temas como la sociedad consumista. Canciones como Art-I-Ficial, siguen sonando tan actuales a día de hoy como cuando se compusieron.

 

When I put on my makeup, the pretty little mask not me, that’s the way a girl should be in a consumer society

 

A lo largo de su carrera musical, Poly tuvo que batallar con el racismo (su mezcla de escocesa-irlandesa y somalí, la convertían en una de las cantantes punk menos convencionales de la época), la misoginia, la fama y su salud mental. De este último asunto, fue mal diagnosticada, creyendo que tenía esquizofrenia debía tomar medicamentos que no eran los adecuados, cuando se trataba de trastorno bipolar.

Su influencia resuena a través de la música, la moda y el feminismo, siendo inspiración actual como lo fue para movimientos como el de las Riot Grrrl en los 90.

Celeste Bell, hija de Poly ha conseguido recaudar fondos suficientes para realizar un documental “Poly Styrene: I Am A Cliché” que homenajea a su madre.

polystyrenefilm.com

 

Mientras esperamos este documental os dejamos con un reportaje de 1979 donde podemos la rutina, los ensayos y  los pensamientos de la pequeña y fuerte Poly Styrene.

 

Laura Gómez