Suspiria

Suspira es una película de terror  del director italiano Dario Argento de 1977, pero para mi no es una película de terror como las demás; es un trabajo único , una pequeña obra maestra para los sentidos.

En ella podemos encontrar referencias al expresionismo alemán y una clara inspiración en los  maravillosos decorados abstractos de “El gabinete del Doctor Calgary”. Crea también una paleta de colores muy similar a  la de la versión de Blancanieves de Walt Disney y su impresionante fuerza cromática. Argento usó para la ocasión el casi ya extinto sistema Technicolor. Con ello logra asfixiar al espectador con una sorprendente intensidad de colores. El contraste de rojos, verdes y azules parten la oscuridad de una forma magistral, creando una atmósfera onírica y agobiante en un mundo paralelo de sueños y pesadillas. La luz no parece tener una fuente lógica ,es todo lo opuesto a una iluminación realista reforzando así  el mundo onírico que se adueña cada vez más de la película.

En Suspiria la historia o trama pasa a un segundo plano. Normalmente , las imágenes, música, decorados,e tc  se usan para apoyar una historia, que es realmente lo importante en una película. Aquí pasa justamente lo contrario. Las imágenes, la luz, el sonido son los que realmente transmiten las ideas y emociones. La historia sólo funciona como  base para guiar al espectador y por decirlo de alguna manera, no se pierda. La trama queda así en segundo plano frente a la vistosidad de la puesta en escena.

Como último apunte, señalar la maravillosa banda sonora de la película, diseñada por el propio Argento junto a la banda de rock progresivo Goblin, banda sonora que escucho mientras escribo esta invitación a lo que para mi no es una película de terror al uso, sino un deleite para los sentídos de los que a veces buscamos en el cine una forma de evadirnos de la realidad y dar a nuestros sentidos una dosis de belleza sin más,sin necesidad de entender nada más que lo bello es despertar emociones; en el caso de Suspira no con una historia sino con algo tan simple como ver, escuchar y sentir.

 

Vanessa Plaza