Tammis Keefe

Su novedoso estilo gráfico inició una tendencia dentro del diseño textil moderno. Comenzó pintando a mano pañuelos de regalo para amigos, hasta que un comerciante la contactó para hacerle un oferta: producirlos de forma masiva para la marca Kimball.
 

 
Rápidamente se hicieron populares y sus diseños fueron comprados por otras marcas para ser estampados en textil mobiliario, cortinas, bufandas, servilletas, paños de lino, camisas, toallas, papel mural, tarjetas, sábanas, juegos de carta, cristalería, cerámica, envases y publicidad.
 

 
Animales, insectos y flores. Ciudades del mundo que conoció en sus viajes. Tammis Keefe creó cientos de diseños entre los años 1944 y 1960, primero lo hizo de forma anónima, luego firmados por su nombre y también bajo su seudónimo Peg Thomas, para comerciantes minoristas.

Nadie se quedó sin su pañuelo. El público era feliz cada vez que un nuevo producto con su firma salía a la luz, los precios módicos aceleraban las ventas y los manteles acababan enmarcados y colgados en una muralla.

 

 

El particular sentido del color de Tammis Keefe fue alabado, para ella las combinaciones eran determinantes para comunicar el ánimo de cada estampado, y así lo hacía sentir. Sus estampados vibraban. También lo fueron la espontaneidad de su trazo y utilización del espacio, estilo “californiano” según su propia definición.

 


 

 

Pupa